Damajuana Festival de Raicilla | CRÓNICA

FESTEJO DE NUESTRAS TRADICIONES

Después de meses de preparación, los pasados 18 y 19 de marzo tuvo lugar el Damajuana Festival de Raicilla, una celebración inspirada en este tradicional destilado, símbolo del paisaje natural y cultural de nuestra región.

Productores, distribuidores y maestros raicilleros; empresarios de bares y restaurantes; artistas, intelectuales, promotores de la cultura y público en general, se dieron cita en la isla del río Cuale en un evento sin precedentes, que sin duda se afianzará como una de las citas más importantes del año en cuanto a la vida cultural del puerto.

LA “DAMAJUANA”

La “damajuana” es un recipiente que puede ser de vidrio o de barro, de forma esférica y con asas, tradicionalmente empleado para almacenar y transportar vinos y licores. De ahí el nombre de este festival, que evoca usos y costumbres ancestrales, al tiempo que los impulsa como una manifestación contemporánea de la cultura regional.

BÚSQUEDA DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN

Tanto las charlas como las conferencias dedicadas a diversos aspectos relacionados con la raicilla fueron actividades fundamentales durante esta celebración: temas como la vinculación del destilado con su paisaje o el impacto económico de su elaboración a gran escala, así como los conocimientos de los maestros raicilleros, estuvieron en la mesa de diálogo de las diferentes sesiones programadas para este pasado fin de semana.

Y es que, mientras los productores de raicilla se encuentran a la espera de la obtención de la denominación de origen, iniciativas como el Damajuana Festival de Raicilla contribuyen a que esta bebida se consolide en el gusto del público por su sabor y por su valor cultural, al tiempo que sigue adquiriendo mayor visibilidad en un panorama nacional e internacional que parecía exclusivo del tequila y del mezcal.

UN NUEVO HORIZONTE

En lo que se refiere a la industria turística y gastronómica, los empresarios toman cada vez más en serio a la raicilla, ya que ofrece una gran gama de posibilidades para la elaboración de mezclas y cocteles.

En este contexto, el Damajuana Festival de Raicilla ofreció a todos los interesados una oportunidad para degustar, experimentar y descubrir nuevos sabores, a partir de los matices entre una raicilla y otra, así como también, según las diversas combinaciones con frutas e ingredientes sorpresa como, por ejemplo, los chapulines, que estaban incluidos en uno de los cocteles más populares del festival.

LA RAICILLA Y EL ARTE

Cine, dibujo, poesía, charrería, danza y música, mucha música, hicieron del Damajuana Festival de Raicilla una celebración del arte y la cultura correspondientes al paisaje raicillero.

Cultura Musical, una versátil agrupación con orígenes wixárikas cada vez más conocida en Puerto Vallarta, Mi Tierra Mextiza y el Mariachi Tradicional Arredondo, representantes de la música vernácula mexicana con gran trayectoria nacional, dieron forma a la banda sonora de la isla del río Cuale, un escenario ideal para festejar nuestras tradiciones que, el pasado fin de semana, se vistió de gala.

Damajuana Festival de Raicilla | CRÓNICA